Saltar al contenido
De pared online

Dibujos en la Pared

Pintar las paredes con dibujos es cada vez más popular para decorar espacios de una forma muy personal. Por suerte, hay donde elegir. Si no te atreves a pintar libremente con un pincel, se pueden utilizar plantillas o incluso pegatinas. Sin embargo, el hecho de tener más variantes para elegir puede llegar a colapsar. Por ello, te lo pondremos fácil y te guiaremos en lo básico. Todo lo que hay que hacer es prestar atención y tratar de divertirse pintando paredes.


En esta sección, le ofreceremos respuestas a varias preguntas sobre los materiales y la manera de pintar paredes.

Como poder incorporar dibujos en tu pared

Básicamente hay dos maneras. El primero se refiere a la pintura sobre un lienzo o soporte, que posteriormente se pega a la pared. Por el contrario, el segundo es un método clásico conocido como fresco. Este método consiste en pintar directamente sobre la pared. Sin embargo, debe hacerse sobre la capa de acabado de yeso.

¿Cómo preparar la pared para pintar?

Para preparar la pared elegida para pintar, es necesario utilizar materiales de calidad para que sea mínimamente duradera. Si la pared está mal preparada, la pintura puede acabar agrietándose, desprenderse, desmoronarse y cambiar de color.

La preparación de la superficie de una pared para una pintura artística comienza con la eliminación de la pintura vieja que no se adhiere al yeso. Además, también hay que retirar el papel pintado viejo si lo tiene. También es importante detectar posibles grietas en la pared.

Lo siguiente que hay que hacer es asegurarse de que la pared esté perfectamente recta. Esto suele ocurrir en dos etapas. La primera etapa consiste en eliminar las grandes irregularidades aplicando una o varias capas de yeso a la pared. La segunda etapa se refiere a llevar toda la superficie de la pared a un plano perfecto, utilizando una masilla de acabado.

Lo último que queda por hacer es utilizar una imprimación acrílica en toda la superficie con una brocha o un rodillo. La imprimación confiere una capa protectora duradera, evita el salpicado de la superficie y la refuerza. Además, proporciona una excelente unión entre la pintura y la pared. De nuevo, se utilizan diferentes imprimaciones para zonas secas y húmedas.

¿Cuáles son las etapas de la pintura de paredes?

La pintura de una pared se realiza por etapas:

  1. Buscar ideas de pintura mural y motivos útiles para el diseño de la pared que se tiene en mente.
  2. Desarrollar bocetos y seleccionar la versión final de la futura pintura.
  3. Aplicar la imprimación en la pared.
  4. Trasladar el cuadro a la pared o empezar a hacer un dibujo lineal de toda la composición.
  5. Pintar su idea, centrándose en los volúmenes y los detalles; Este paso debe realizarse de lo general a lo particular. Esto es porque permite preservar la integridad de todo el mural.
  6. Cubrir la pintura terminada con barniz mate para dar mayor resistencia a la superficie del cuadro.

¿Qué materiales se necesitan para el dibujo mural?

Para poder dibujar y pintar en la pared es imprescindible tener como mínimo los siguientes elementos:

  • Imprimación acrílica: La pared debe estar saturada con una imprimación acrílica. Adicionalmente, en habitaciones húmedas es necesario utilizar soluciones resistentes a la humedad con aditivos antifúngicos.
  • Pinturas acrílicas: Normalmente se utilizan pinturas acrílicas o pinturas al óleo. Sin embargo, las pinturas al óleo no son recomendables para los aficionados. Las pinturas acrílicas son mucho más fáciles de trabajar. No son tóxicas, se diluyen con agua, se secan rápidamente y son de uso versátil. Después de secarse, dan una película duradera que no se puede lavar con agua y es resistente a la luz ultravioleta. Por lo tanto, la pintura se puede lavar con un paño húmedo y no se quemará con el sol.
  • Pinceles y otros: Se pueden utilizar pinceles sintéticos, de cerda o de ardilla, rodillos, espátulas, trapos, trozos de papel, cinta scotch, gomaespuma.
  • Barniz: La pintura terminada se cubre con una capa de laca acrílica mate, que aumenta las propiedades protectoras de la pared.

¿Cómo dibujar la pared uno mismo?

En primer lugar, es necesario elegir el tamaño de la futura imagen. Para los principiantes, es mejor elegir la pintura de arte simple con líneas suaves y un número mínimo de detalles finos – por ejemplo, paisajes de mar y montaña, imágenes de flores y árboles. Para simplificar la tarea, lo mejor es utilizar una plantilla o stencil.

Para mezclar las pinturas y lavar los pinceles en disolventes, necesitarás utensilios desechables. Para los trazos más grandes, son adecuados los pinceles anchos, planos y sintéticos. En cuanto a los detalles, es mejor hacerlos con pinceles redondos. Estos últimos se fabrican con pelusa natural, normalmente de columna de piel. Los artistas suelen utilizar una técnica especial con un rodillo de espuma para dibujar pétalos de flores.

Pintar paredes con plantillas no requiere habilidades artísticas especiales. Como el dibujo terminado es fácil de encontrar en Internet, lo único que hay que hacer es imprimirlo y recortarlo limpiamente. A continuación, tienes que fijar la plantilla en el lugar deseado y aplicar la pintura. Asegúrate de que la plantilla esté bien sujeta y no se mueva cuando pintes sobre ella.

Por el contrario, puedes utilizar un método más sencillo. Para ello, tienes que comprar una plantilla ya hecha en la ferretería o aquí mismo y simplemente pegarla en la pared. Este diseño se puede lavar, tiene un aspecto fresco y moderno y, lo que es más importante, se puede quitar fácilmente de cualquier superficie. Por lo tanto, si la imagen se aburre, puedes eliminarla fácilmente.

Plantillas para dibujar en la Pared

¿Es la pintura mural una alternativa original?

La pintura es el segmento más representativo del espectro de las bellas artes. Por eso, viajar al mundo de la pintura es la más fascinante de las incursiones artísticas. Al principio, la pintura se utilizaba como un proceso de reconocimiento de homenajes. Se limitaba a los dibujos jeroglíficos o a los realizados en alfabetos ya olvidados. Con el paso de los años, la pintura ha ganado cada vez más terreno en la decoración de los hogares. Así, la pintura mural se utiliza cada vez más en el diseño de interiores de las viviendas.

En los bares, hoteles y restaurantes, esta técnica se utiliza desde hace tiempo, ya sea en forma de publicidad, con referencia al nombre del edificio, su antigüedad o su estilo, ya sea en forma de elementos decorativos en recepciones o zonas de descanso. Las paredes son las mayores superficies descubiertas de una vivienda. Al estar permanentemente presentes en nuestra zona visual, hemos empezado a decorarlas con muebles de colores, papeles pintados y pintura lavable.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas?

En el caso de la pintura mural, la principal ventaja es la nota de originalidad que confiere a cualquier estancia. A la hora de elegir la pintura mural, hay que tener en cuenta que esta técnica es bastante cara. A menos que lo haga usted mismo, requiere un artista plástico, utensilios y diferentes tipos de pinturas.

Para las viviendas, la pintura mural es una alternativa al clásico papel pintado. Aunque los temas disponibles suelen estar muy saturados y son muy fáciles de reconocer como estampados consagrados, la pintura que elijas puede ser totalmente original. En este caso, la expresividad puede controlarse mediante el tamaño, la intensidad del color y la cobertura. Además, el dibujo es personalizado, al ser generado por una idea o preferencia del beneficiario. La mayoría de las veces, estos dibujos se reproducen a partir de cuadros famosos, personajes y películas, con fines florales o paisajísticos.

Una de las desventajas de esta técnica es el hecho de que se degrada con el tiempo. También hay que contar con posteriores accidentes imprevistos como el riego, las salpicaduras o el humo. Además, la pintura debe realizarse en un espacio donde la ventilación sea permanente, ya que la humedad y el calor excesivos tienen un efecto degradante sobre el pigmento del color. Si se superan todos estos impedimentos, el resultado será siempre espectacular.

¿Por qué elegir pinturas acrílicas frente a otras pinturas?

Las pinturas acrílicas son fáciles de usar y respetuosas con el medio ambiente. Se secan rápidamente y no tienen olor. Además, los materiales pueden tener una composición diferente. Por eso, como base, es mejor adquirir las que forman una capa repelente al agua y resistente a la abrasión. Así, la limpieza en húmedo no estropea la imagen.

Las pinturas a base de acrílico pueden mezclarse y tintarse de forma independiente. Este proceso es un poco parecido al del uso de gouaches. Un solo bote de acrílico blanco y varios frascos de colores básicos facilitan el proceso de reproducción de toda una gama de tonos complejos.

Las pinturas acrílicas se fabrican a base de resinas artificiales. Sin embargo, los pigmentos (sustancias responsables de la formación del color) pueden tener un origen natural o sintético. En el segundo caso, los tonos son muy brillantes y saturados, mientras que en el primero son suaves y delicados. Puedes combinarlos al crear un cuadro o utilizarlos por separado.

Elementos de inspiración para las ideas de pintura mural

Los dibujos pueden tener formas orgánicas inspiradas en el periodo Art Nouveau. O bien, pueden estar hechos al estilo de los grafitis. Además, pueden ir de una habitación a otra para conectar las estancias de la casa. A la inversa, pueden acentuar solo un rincón de la casa.

Para los niños, se pueden hacer diferentes pinturas con personajes de cómic o de cuentos como alternativa a los pósteres y grabados aplicados en la pared. Estos dibujos también pueden encarnar los muebles, y los detalles de la pintura central pueden encontrarse en el armario, la mesa y la cama.

La pintura mural puede convertirse en un pasatiempo para ti o para tus hijos. Esto se debe a que puedes expresar tu personalidad en varias superficies sin ninguna restricción. Así, dejas que tu imaginación y tu talento creativo se desarrollen.

Un cuadro puede colocarse en cualquier lugar de la base de la pared, en el centro o disperso. También puede continuar en el techo o incluso en el suelo. Por lo tanto, una pintura mural es el tipo de decoración con mayor impacto en cualquier espacio de vida para los que viven allí o simplemente de visita.

Ejemplos de dibujos de pared